España 596 • Salta (Capital) - Argentina
C.P.: A4400ANL • Tel: (0387) 4214306
Horario: Lun a Vie de 9.00 a 12.00 hs
arzobispadosalta@arnet.com.ar

:: Novedades

«María no es un encargado de la oficina de correos, que envía mensajes todos los días»

14 de Noviembre de 2013

El Papa en Santa Marta recordó que el espíritu de la curiosidad nos aleja de la sabiduría y de la paz de Dios

REDACCIÓN
 ROMA 

  

La homilía matutina del Papa en la capilla de la Casa Santa Marta, según indicó la Radio Vaticana, comenzó hoy con un comentario sobre la Primera Lectura, del Libro de la Sabiduría, en el que se describe «el estado de ánimo del hombre y de la mujer espiritual», del verdadero cristiano y de la verdadera cristiana que viven «en la sabiduría del Espíritu Santo. Y esta sabiduría los saca adelante con este espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil».

 

 

«Esto es caminar en la vida con este espíritu: el espíritu de Dios, que nos ayuda a juzgar, a tomar decisiones según el corazón de Dios. ¡Y este espíritu nos da paz, siempre! Es el espíritu de paz, el espíritu de amor, el espíritu de fraternidad. Y la santidad es justamente esto. Lo que Dios pide a Abraham (“Camina en mi presencia y sé irreprensible”) es esto, es esta paz. Caminar bajo la moción del Espíritu Santo y de esta sabiduría. Y se puede decir que aquellos hombres y mujeres que caminan de esta manera son hombres y mujeres sabios. Un hombre sabio y una mujer sabia, porque se mueven bajo la moción de la paciencia de Dios».

 

 

Pero en el Evangelio, subrayó el Papa, «nos encontramos ante otro espíritu, que se opone al de la sabiduría de Dios: el espíritu de la curiosidad», es decir cuando queremos apoderarnos de los proyectos de Dios, explicó Francisco, «del futuro, de las cosas; conocer todo, apropiarnos de todo... El espíritu de curiosidad nos aleja del Espíritu de la Sabiduría, porque solo interesan los detalles, las noticias, las pequeñas noticias de cada día. ¿Cómo se hará esto? Es el cómo: ¡es el espíritu del cómo! Y el espíritu de curiosidad no es bueno: es el espíritu de la dispersión, del aalejarse de Dios, el espíritu del hablar demasiado. Y Jesús también va a decirnos una cosa interesante: este espíritu de curiosidad, que es mundano, nos lleva a la confusión...».

 

 

La curiosidad, prosiguió Francisco, nos impulsa a querer percibir que el Señor está aquí o allá, o nos hace decir: «Yo conozco a una vidente, una vidente que recibe cartas de la Virgen, mensajes de la Virgen». Y el Papa comentó: «Pero, vea usted, ¡la Virgen es Madre! Nos llama a todos nosotros. No es un encargado de la oficina de correos, que envía mensajes todos los días. «Estas novedades –afirma– alejandel Evangelio, alejan del Espíritu Santo, alejan de la paz y de la sabiduría, de la gloria de Dios, de la belleza de Dios». Porque «Jesús dice que el Reino de Dios no viene del llamar la atención, viene de la sabiduría». «¡El Reino de Dios está en medio de ustedes!», dice Jesús: esta es «acción del Espíritu Santo, que nos da la sabiduría, que nos da la paz. El Reino de Dios no viene de la confusión, pues Dios no habló al profeta Elías en el viento, en la tormenta», sino «en la suave brisa, la brisa de la sabiduría».

 

 

«Así, Santa Teresita [del Niño Jesús, ndr.] decía que ella siempre tenía que detenerse ante el espíritu de la curiosidad. Cuando hablaba con otra monja y esta monja le contaba una historia, algo sobre la familia, sobre la gente, a veces pasaba a otros argumentos y ella quería conocer el final de la historia. Pero sentía que eso no era el Espíritu de Dios, porque era un espíritu de dispersión, de curiosidad. El Reino de Dios está en medio de nosotros: no hay que buscar cosas extrañas, novedades con esta curiosidad mundana. Dejemos que el Espíritu nos sque adelante, con esa sabiduría que es una suave brisa. Este es el Espíritu del Reino de Dios del que nos habla Jesús. Que así sea».



separador

La devoción a la Virgen de Urkupiña y Salta

10 de Noviembre de 2013

1. Desde hace alrededor de dos décadas se ha extendido y arraigado entre numerosos fieles de nuestra arquidiócesis la devoción a Nuestra Señora de Urkupiña venerada en el santuario de Quillacollo, arquidiócesis de Cochabamba, en Bolivia. 

2. La Arquidiócesis de Salta intentó acompañar a los fieles devotos. Por ello nombró al Diácono  Justo Siares delegado para la atención pastoral y luego confió a la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar y a su párroco, el servicio eclesial a los devotos. El Pbro. Emilio Lamas, entonces párroco, hizo confeccionar la imagen de Nuestra Señora que se venera en el templo parroquial del Pilar por el diácono cochabambino José Bellot , artesano y servidor de la Virgen en la Parroquia de San Ildefonso en Quillacollo[i]

3. Al constatar que la devoción continúa creciendo y las visitas de los fieles a Quillacollo aumentan en número y frecuencia, nos ha parecido bien iniciar los trámites para construir un templo en honor de la Virgen bajo esta advocación. Después de estudiar algunas alternativas estamos trabajando para conseguir, con la ayuda del gobierno de la Provincia, el terreno que incluye el llamado Cerro Chato, al sur de la Avda. de Circunvalación, en el ingreso este al Barrio Solidaridad.

4. Mientras trabajamos en esto hemos visitado, con dos sacerdotes y tres laicos, al Señor Arzobispo de Cochabamba, Mons. Tito Solari y a sus obispos auxiliares, al Señor Cura Párroco de San Ildefonso y Rector del Santuario de la Virgen en Quillacollo y a sus colaboradores. Fuimos recibidos con exquisita caridad por los obispos, sacerdotes, diácono y laicos que trabajan allí, expresión de la comunión eclesial entre las Iglesias hermanas de Cochabamba y Salta. Hemos procurado conocer los criterios pastorales que guían a la Iglesia en aquella arquidiócesis en el servicio a los fieles devotos para poder coordinar nuestra atención pastoral.

5. Teniendo en cuenta la necesidad de preparar el corazón de los fieles y  organizar todo lo relacionado con un acontecimiento que convocará a muchos fieles, hemos acordado con los sacerdotes del Santuario y con el Señor Arzobispo en Cochabamba, que el domingo 13 de julio de 2014, Dios mediante, recibiremos en nuestra ciudad de Salta, la imagen de la Virgen de Urkupiña que es venerada en Quillacollo.

6. Confío que los fieles verdaderamente devotos de la Mamita de Urkupiña habrán de colaborar para que esta fiesta del encuentro de la Iglesia en torno a la Madre de Dios sea un hecho de fe que renueve los corazones. Por ello les pido encarecidamente que, desde ahora, todos nos pongamos en oración, ofrezcamos nuestros sacrificios, y procuremos dejarnos convertir por el Señor. Con el correr del tiempo iremos informando las noticias relacionadas con este acontecimiento.

7. Son responsables en mi nombre de la conducción pastoral, el Sr. Pbro. Lic. Javier Mamaní, párroco de Nuestra Señora del Pilar y el Pbro. Pedro Ríos, párroco de la Santísima Trinidad en el Barrio Solidaridad. La única información válida será emitida desde la página oficial del arzobispado.

8. Implorando la bendición de nuestro Padre Dios, reciban mi cordial y paterno saludo en Cristo y María.

 

 

                                                         Mario Cargnello

                                                                                                              Arzobispo de Salta

                                                                                                               Salta, 1 de noviembre de 2013




[i] El diácono José Bellot, artesano, cuida la imagen de Nuestra Señora de Urkupiña en Quillacollo desde hace casi cincuenta años. Miembro del equipo pastoral del párroco, es quien confeccionó la imagen de la Virgen que es llevada en procesión durante las fiestas del 15 y 16 de agosto. Él nos hará la imagen que se venerará en el templo de la Virgen en Salta y que será traída, Dios mediante, cuando nos visite la imagen quillacollense.



separador

DÍA NACIONAL DEL ENFERMO

10 de Noviembre de 2013

CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA - COMISIÓN EPISCOPAL PARA LA PASTORAL DE LA SALUD

 

DÍA NACIONAL DEL ENFERMO   “Anda y haz tú lo mismo” (Lc 10,37) 

Domingo 10 de noviembre de 2013

Carta Pastoral a las comunidades

 

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

 

                        Celebramos el 10 de noviembre el Día Nacional del Enfermo. Tomamos como tema: “Salir al encuentro del que sufre”.

                        No es necesario que les recordemos la realidad del sufrimiento del hombre de hoy. De muchas maneras se busca huir del mismo, pero al sufrimiento lo tenemos cada uno, lo tienen las familias, lo tiene la sociedad entera.

                        Hay una sensación de vacío e impotencia, de cansancio y desaliento ante tantas presiones, esclavitudes y dolencias que el hombre mismo se inflige cuando vive alejado de Dios y de sus mandamientos. Lo recuerda el Concilio Vaticano II, que da la respuesta en su mensaje a los enfermos: “La única verdad capaz de responder al misterio del sufrimiento y de daros un alivio sin engaño es la fe y la unión al Varón de dolores, a Cristo, Hijo de Dios, crucificado por nuestros pecados y nuestra salvación”.

                        Por eso suena tan actual la invitación de Jesús: “Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana” (Mt 11, 28-30).

                        El Señor nos llama hoy a asumir desde la fe el propio sufrimiento, y también a salir al encuentro de los hermanos que sufren. Jesús nos dice: “Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas” (Mt 7, 12).

                        Como  Pedro y Juan, que al paralítico, que pedía limosna junto a la puerta del templo, no le ofrecieron plata ni oro, sino a Jesucristo (Hechos 3, 2-6), así también nosotros hoy podemos y debemos ofrecerle esto al hermano enfermo: acercarnos, mirarlo, y ofrecerle a Cristo, desde nuestra fe vivida por la caridad y donada por el servicio. El servicio realizado desde la fe es sanador. Por eso podemos ser  presencia sanadora para nuestros hermanos enfermos o desanimados.

La experiencia de los discípulos de Emaús (Lc 24,13-35) nos muestra que en los momentos oscuros, cuando nos invade el cansancio, el desaliento y la desesperanza, el Señor camina con nosotros, y al reconocerlo en el prójimo que acogemos o ayudamos, nos devuelve la fuerza, el aliento y la esperanza.

                        Son muchos, en efecto, los enfermos, los que están solos y abatidos, que esperan y necesitan la visita, un saludo, la escucha, un abrazo, una sonrisa o una ayuda concreta. Lo que desearíamos recibir si estuviéramos en su lugar.

El Señor nos invita, pues, a no pasar de largo. A no vivir centrados en nosotros mismos, sino abrirnos al proyecto de Dios que nos llama a acercarnos a los hermanos para ser mediadores o instrumentos de su misericordia, de su providencia, de su voluntad de curar y salvar. Jesús nos dirige con fuerza su invitación: “Anda y haz tú lo mismo” (Lc 10,37).

El ejemplo de la Virgen María nos ilumina y anima a realizar el camino de acercamiento al enfermo y necesitado. “María tomó su decisión y fue sin demora a la casa de Isabel, que esperaba un hijo…Se quedó tres meses con Isabel y después volvió a su casa” (Lc 1, 39.56).

Rogamos al Señor nos conceda ser testigos de la esperanza.

Dios los bendiga y guarde.

 

 

 

+ Mons. Aurelio J. Kühn ofm (Presidente)

 

+ Mons. Emilio Bianchi Di Cárcano     + Mons. José L. Mollaghan     + Mons. Luis Stöckler



separador



Sede del Arzobispado y Curia

Patio Arzobispado de Salta

Patio Arzobispado de Salta

Dirección
España 596
C.P.:A4400ANL - Salta
República Argentina

Teléfonos:
0387- 4214306 / 4212868 / 4213101
Fax: (0387) - 4213101

Correo electrónico
arzobispadosalta@arnet.com.ar

Sitio web
www.arzobispadodesalta.org.ar

Días y horarios de atención
Lunes a viernes de 9:00 hs. a 12:00 hs.

UBICACION




España 596 - C.P.: A4400ANL • Salta (Capital) - Argentina
Tel: (0387) 4214306 / 4212868 - Tel/Fax: (0387) 4213101 - arzobispadosalta@arnet.com.ar